¿Somos o nos hacemos?

Siempre he pensado que los nombres nos definen.  ¿O será que nosotros le impregnamos el significado a los nombres? No puedo imaginar, por ejemplo, a un Homero que no sea borrachín y amarillo. Nunca. ¿Llamar a un hijo Homero? ¡Primero muerta!

También creo que las heroínas de las novelas y las películas tienen nombres rimbombantes: Clementine, Tita, Karenina, Midori… Luna.

Los apellidos tienen que ver de igual forma, Ibarguengoitia: impronunciable y complicado. García: cajero de banco. Sabines: artista. Bush: ¿Quién podría ser serio apellidándose “arbusto”?

Al menos tengo nombre de heroína, porque el apellido lo tengo de sopa: pero no lo diré acá, el anonimato ante todo. Luna C., con este nombre quién en su sano juicio podría pensar que resultaría una mujer normal, una sufrida María o una pudorosa Lupita.

A parte de heroico, es pocho mi nombre… ni cómo ayudarme.

Pero al menos no tendré que ir al registro civil y explicar: “Verá señor oficinista, he decidido reinventarme y necesito un nombre, ya sabe, así… fuerte, con garra. De mujer de mundo.” Luna suena bien, un poco loco después de Harry Potter, pero el apellido sopero ayuda a contrarrestar el efecto de bruja.

¿O lo querré contrarrestar? Mmmmm… tengo que pensarlo.

Anuncios

2 Respuestas a “¿Somos o nos hacemos?

  1. Pingback: Luna, escritora de telenovelas « Cansada de ser buenita

  2. me gusta como escribes 😉 te invito a leer mi blog
    cuidat!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s