Las cosas en el hostal

XVI

Este lugar es realmente hermoso. Ayer salí a caminar, a recorrerlo. Creo que me tomaré uno de esos tours y hasta iré a tomar el ferrocarril.

Hay un par de personas con las que he hablado y me ha caído muy bien hacerlo. La chica que atiende el bar parece amable, así como el dueño del lugar (¿o será el encargado?); no estoy amigable, es cierto, pero me cae mal estar todo el día frente a la computadora y hojeando libros.

Los días son muy largos en esta parte del mundo. Oscurece cerca de las 10 de la noche, lo cual ayuda mucho, y más cuando una se está reinventando y lo que busca es luz. E inspiración.

El chico del café del otro día estaba de nuevo en el restaurante esta mañana. Ahora venía solo, no con la rubia. Leía algo en francés. No es muy alto, parece joven, tiene barba de candado y enormes ojos oscuros. Sin querer (lo juro) le miré las manos y de inmediato vinieron pensamientos sexosos a mi cabeza (la culpa la tienen mis amigas, que tienen una teoría: que las manos y los órganos masculinos del dueño se parecen mucho). Me dio mucha risa y continué con mi café.

Entonces no me di cuenta que él se acercaba y con una gran sonrisa me saludaba, otra vez con su extraño acento.

Me puse tan nerviosa que puedo jurar que mi cara pasó por mil colores hasta el morado. Sonrío, tomó la azucarera y me preguntó:

–          ¿La has desocupado?

Asentí con la cabeza y él se alejó, sonriendo.

Reprobé. Volví a reprobar.

Anuncios

7 Respuestas a “Las cosas en el hostal

  1. Hola Luna… habra forma de un post con la teoria de las manos y lor orgasmos ?

  2. Ra… jajaja, con gusto. Los orgasmos, esa no me la sé, pero la averiguo.

  3. Ayyyyyyy…. Y luego?. Quiero saber más.

  4. como es que yo no sabia que se relacionan las manos con los órganos masculinos???? ashhhh y yo que en lo último que me fijo es en las manos.

  5. jeje
    Dijiste que serías mala¡¡¡!!! pero no para responder y reaccionar

    oh chet¡

  6. Me falta entrenamiento, chicas… es cosa de práctica.

    Pero ahí voy, leyendo y leyendo.

    Jana, vete fijando, aunque yo tampoco lo he comprobado.

  7. No creo en eso de las manos, pues en varias ocasiones me toco que fuera totalmente lo contrario.

    Y cierto luego de que pasa alguien imprevisto que llame nuestra atencion, se borran las palabras de la mente y solo queda esperar que en la proxima oportunidad el cerebro y las ideas se conecten

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s