Situación del gringo

XXV

Pobre Tim, no me gustaría ser él. Lo ignoré todo el día, tratando de ser una cabrona, “le hice el favor”, ¿Qué no?  Pero estoy ahí, otra vez, pensando en él y cómo se sentirá.

¿Ven cómo no es fácil? La buenita en mí se abre paso y quiere salir; rescatarlo, pedirle que pasemos el día juntos, hablar, caminar tomados de la mano; que sea tablita de salvación, bateador emergente, que me ayude a olvidar.

Ah, jijo; por lo visto, sí soy una cabrona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s