La cita perfecta

LIV

¿Cuál sería la cita perfecta? Seguros muchos dirían que una cena a la luz de las velas. No suena mal… para una película. ¿Qué pasaría si fuera la primera cita y el tipo no resultara tan divertido o fantástico? ¿Pasar horas de martirio a la luz de las velas?, no gracias.

Otros dicen que ver una película romántica… ¿y qué tal si al individuo no le gustan esas cintas –muy probable- y se duerme durante la función?

Y ¿quién no piensa alguna vez en un pick nick con mantita y vino incluidos? Pero nadie advierte de la posibilidad de hormigas carnívoras, explosión de platillo principal debido a no sé qué fenómeno y olvido de servilletas, ¿verdad?… Bueno, pues eso me ha pasado. TODO.

Pues mi cita de anoche con Santiago fue distinto a todo a lo anterior. No fue romántica, no llegamos al cine y fue más que desastrosa.

Pasó por mí a las 6, para entrar a la función de las 6:30. Obviamente yo había elegido la película con base en mis gustos. El congelante día no me había permitido sacar mis mejores ropajes para la ocasión, por lo que tuve que armarme de abrigo gigante, bufanda que cubriera orejas y guantes de lana pura. Yuummie, todo un bizcocho femenino.

Él, impecable. Oliendo delicioso y cada vez más guapo. Su auto, perfecto, como él… hasta que dejó de serlo. En una vuelta caímos en un bache terrible y… adiós llanta. Así que tuvimos que pararnos a que lo arreglara. ¿Cine? Lo olvidamos por completo, la prioridad era cambiar la llanta, ¿no? ¿Qué podría salir mal? Con su outfit perfecto, parecía controlar la situación, hasta que se dio cuenta de que su gato… estaba roto. Y que empieza a llover. Claro que con las prisas, no guardé mi paraguas en la bolsa, así que… Me pidió que me metiera en el auto mientras averiguaba qué iba a hacer. No pudo hacer nada (obviamente), así que decidió llamar al seguro. La lluvia cada vez era más fuerte y el frío congelante, por lo que prendimos la calefacción. La lluvia seguía y el frío… por lo que se empañaron todos los vidrios.  Todo parecía de película, pero poca cuenta nos dábamos porque hablábamos y reíamos de su look mojado y de mil cosas más.

Después de un rato tocaron mi ventana y pensamos que eran los del seguro. Qué equivocados. Era una patrulla, “estábamos sospechosos”… entonces tuvimos que demostrarles que no estábamos haciendo “nada sospechoso” en el interior del vehículo. ¿Cómo se hace eso?, ¿dándoles dinero, qué no?… ¡Noooo! Mala respuesta.

Tuvimos que bajarnos del auto, en medio de la lluvia, lo registraron en busca de drogas y alcohol;  lo registraron a él y a mi bolsa. Revisaron que estuviera vestida (así como lo escribo), mientras nos hacíamos sopa. Finalmente se convencieron y no sólo eso, nos prestaron su gato y pudieron cambiar la llanta ponchada. Ya no nos preocupaba mojarnos, por supuesto, no podríamos estar más empapados. El frío nos calaba a los huesos y tiritábamos.

¿Qué se hace para quitarse el frío? Pensarán lo mismo que yo: justo por lo que nos tocaron la ventana los policías. (Vieran qué buen resultado tiene, se te quita el frío. Todito.) Pero no pasó eso. Ja. Eso hubiera hecho la buenita. Esta, es hueso duro de roer. Así que terminamos de nuevo en mi casa: él en la bata de mi hermano, yo en un pants calientito, debajo de una cobija, con té de canela, aspirinas, el calefactor a todo junto a nosotros, una película en DVD y palomitas de microondas.

La cita poco perfecta terminó siendo perfecta: original, entretenida, con mucho qué contar, muchas carcajadas, confidencias y no, ni un beso, aguanté como toda una cabrona, con todo y que él estaba en bata y yo en pants. ¿Quién lo hubiera imaginado?

Anuncios

7 Respuestas a “La cita perfecta

  1. woww ni un besoo? eso si es tener resistencia. Pero bien echo! jum!

  2. Wowww suena a un inicio de algo interesante!!! bien hecho!!!

  3. bien bien, lo planeado a veces sale nefasto.. lo espontáneo es lo mejor

    hasta sorpresa grata

    fiuu

  4. Suena que el destino te proporcionó una cita mas memorable que la que podian haber planeado 🙂 Bien por ti!

  5. Holaa bonito frio :), jaja tu en pants, uff jaja con lo sexy que se ven las mujeres en pants, la verdad yo hubiera mandado al diablo a los policias, que amables son ustedes lo de menos era que les prestaran el gato, mi cita perfecta para mi es aquella que me hace sonreir al recordarla, cuidate seguira el frio.

  6. jajajaja, así suceden las cosas. Estoy muy conforme con la forma en que estoy actuando, totalmente distinta a lo que haría mi institnto…

  7. Ni un beso?????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s